Rudy Kurniawan: el falsificador de vinos

 

Descorche de una botella con espada. ‘Sour Grapes’.

‘Sour Grapes’ (Jerry Rothwell y Reuben Atlas, 2016) es un documental que recrea el mayor fraude jamás descubierto en la historia del vino. Rudy Kurniawan, joven indonesio de origen chino, llega a EE.UU. con ganas de invertir en los vinos más exclusivos del mundo. Carismático, adinerado y generoso, en sus primeros años consigue formarse una imagen de hombre de negocios. Un refinado paladar y una memoria casi prodigiosa sobre el sector le hicieron rápidamente un hueco entre la alta sociedad americana. Se los había metido en el bolsillo.

Rudy Kurniawan. ‘Sour Grapes’.

Los directores del documental prepararon esta historia por separado hasta que se conocieron en el juicio contra Kurniawan. Después de hablar con los testigos se dieron cuenta de que podían unirse para profundizar en este escándalo. La narración, con suspense y humor, relata a través de expertos, sumilleres, escritores y agentes del FBI el magistral plan de Rudy. Si no quieres que te destripe más la historia, para de leer y echa un vistazo a la película en Netflix.

Soy vinero

El misterio de las botellas falsas

Laurent Ponsot, director de la bodega francesa Domaine de la Romanée-Conti, descubrió botellas sospechosas y estuvo durante cinco años tras la pista de Rudy. Se convirtió en el detective de los vinos. De forma paralela Bill Koch, multimillonario estadounidense, encontró botellas manipuladas por lo que buscó un detective y puso una demanda. Comenzaba a oler a vino picado. ¿Qué hizo Kurniawan para engañar a la sociedad americana?

Laurent Ponsot. Documental ‘Sour Grapes’.

Rudy tenía un objetivo claro a medio plazo: los inversores de colecciones privadas. Su habilidad fue crear una burbuja del vino. Pagó altos precios por los vinos más caros del mundo en las subastas. Extendió su supremacía en los mejores restaurantes acompañado de relevantes personalidades. Monopolizó el mercado y se consagró como un referente. Poseía las botellas más deseadas de prestigiosas bodegas. A continuación, subió los precios y multiplicó las añadas. ¿Quién lo iba a notar si esos vinos rara vez se descorchaban?

Detalle etiqueta Romanée-Conti. ‘Sour Grapes’.

El FBI puso fin al milagro con la irrupción en la casa de Rudy, donde hallaron miles de etiquetas falsas, corchos y cápsulas. Todo de andar por casa y sin rastro de avanzados medios tecnológicos. Simulaba hasta el mismo pegamento, pero la avaricia pudo con él. Creó producciones que no estaban catalogadas y vinos con añadas más antiguas que la propia bodega. Menudo fallo. Sin embargo, los investigadores no se explican cómo pudo manipular miles de botellas desde su cocina sin ayuda externa. Se estima que siguen circulando más de 10.000 botellas en colecciones privadas. Rudy Kurniawan fue condenado a 10 años de prisión donde todavía se estará preguntando qué pudo fallar.

Corchos, cápsulas y etiquetas “recicladas”. ‘Sour Grapes’.

Cocina de Rudy. ‘Sour Grapes’.

Juicio contra Rudy. ‘Sour Grapes’.

Otra ronda...

  1. Elena dice:

    Que interesante!!apuntado para verlo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR